El robot de Apple desmonta hasta 200 iPhones por hora para su reciclaje

Apple aprovechó la proximidad del Día de la Tierra (22 de abril) para presentar el proyecto Daisy, un robot capaz de desmontar hasta 200 iPhones por hora para la clasificación y reciclaje de componentes.

El robot de Apple desmonta hasta 200 iPhones por hora para su reciclaje 1

No es la primera vez que la compañía tiene una idea del tipo. En 2016, en respuesta a las críticas sobre las dificultades de acceso a los componentes internos del iPhone con fines de reciclaje, la empresa presentó Liam. Con sus 29 brazos, el robot fue capaz de separar los componentes de un iPhone 6 en sólo 11 segundos.

Fue porque, aparentemente, Liam fue descontinuado. En la declaración oficial, Apple afirma que sus ingenieros aprovecharon la tecnología y las piezas de los robots para desarrollar el nuevo proyecto.



Cuando Liam fue a juicio, Apple se fijó el objetivo de desmontar 350 iPhones por hora. Como ya sabes, el robot Daisy hace 200. Pero eso no significa que la máquina sea menos «inteligente»: fue diseñada para desmontar nueve versiones del iPhone (iPhone X es la excepción) y separar componentes de forma más eficiente, especialmente aquellos que el reciclaje tradicional no puede o tardaría en recuperar.

Este tipo de trabajo es importante no sólo porque es respetuoso con el medio ambiente, sino también porque permite a Apple reducir los costes de producción de determinados componentes. El cobalto, por ejemplo, es esencial en la fabricación de baterías de iones de litio, pero la creciente demanda de coches eléctricos ha hecho que los precios de los metales casi se cuadrupliquen desde 2015.

El robot de Apple desmonta hasta 200 iPhones por hora para su reciclaje 2

Pero para que la idea funcione, Apple tiene que enfrentarse a otro reto: recibir iPhones para reciclarlos. Una de las iniciativas de la compañía es el programa GiveBack, que proporciona tarjetas de regalo a cambio de dispositivos viejos.

Con información: Ciencia Popular.

Contenido relacionado

Deja un comentario